Pagos de oro. Uno de esos recibe Ernesto Zedillo Ponce de León, expresidente de la República, quien goza cada mes de una pensión especial por retiro de 102 mil 323 pesos del Banco de México (Banxico).

Zedillo Ponce, quien le explotó en sus manos la crisis económica de diciembre de 1994, es uno de los 881 mexicanos con una pensión especial del banco central.



El banco a cargo de Alejandro Díaz de León también paga a mil 734 personas una jubilación; a otras 548 mexicanas les da una pensión por viudez y a 20 personas más por viudez y orfandad. En total tiene unas tres mil 291 personas jubiladas.

Banxico desembolsa mensualmente unos 68 millones 825 mil pesos en pensiones a economistas, actuarios, abogados, administrativos y empleados que alguna vez le sirvieron trazando estrategias para contener la inflación y tasas de interés, según un documento al que tuvo acceso El Sol de México.



Ernesto Zedillo
Una de esas pensiones es para Ernesto Zedillo Ponce de León, quien trabajó de 1978 a 1987 en el Fideicomiso para la Cobertura de Riesgos Cambiarios (Ficorca), que permitió que se salvaran de la quiebra cientos de empresas y se preservaron miles de empleos durante los difíciles años de la crisis financiera.

Zedillo cuando dejó de ser mandatario del país se le dio una pensión vitalicia como expresidente, pero renunció a ella y se fue a trabajar a organismos internacionales y como consejero de empresas. Banxico tenía como uno de sus secretos bajo resguardo el nombre y monto de las jubilaciones, especialmente para evitar cualquier delito en contra de sus exempleados.

Los jubilados que más ganan cada mes son Miguel Mancera Aguayo, exgobernador y director de Banxico, con un pago de 283 mil 722 pesos; le sigue Enrique Trueba Méndez de Vigo, quien trabajó 46 años en el Banco Central, con una jubilación de 254 mil 283 pesos, así como Francisco Gerardo Rueda Rábago, quien laboró en el área de contraloría del Banxico a principios de los 90, se levanta 240 mil 636 pesos.

“Si cotizan sobre un sueldo alto es relativamente justo (esa jubilación), pero también se sale de la definición de la seguridad social pensiones de ese tamaño por eso se hacen las correcciones”, afirma Francisco Miguel Aguirre Farías, presidente Ejecutivo de Valuaciones Actuariales del Norte.

El hombre encargado de modificar el 90% de los sistemas de pensiones en el país explica que son legales las jubilaciones cobradas por los extrabajadores del Banxico, ya que son derechos adquiridos que no se pueden quitar ni modificar.

 El sistema de pensiones del Banco de México es el único fondeado, algo que le permitió mantener el equilibrio, comentó Aguirre Farías. Para lograrlo tuvo que poner topes a la edad y monto de las jubilaciones.

Hay una centena de trabajadores de Banxico, de acuerdo con la base de datos consultada y analizada, que cobran cero pesos de pensión al mes, un exempleado recibe un pago de 0.2 pesos, otro ex operario recibe sólo 7.81 pesos y uno más le dan 19.79 pesos de pensión.

La pensión de los ex gobernadores de Banco de México como Guillermo Ortiz Martínez es de 227 mil 077 pesos; la de Agustín Carstens Carstens, quien estuvo hasta el 30 de noviembre de 2017 al frente del organismo, alcanza los 112 mil 662 pesos al mes.

Los subgobernadores de Banxico como Ariel Buira Seira obtiene una pensión mensual de 191 mil 658, Jesús Marcos Yacamán gana 184 mil 478, así como Francisco Gil Díaz, quien fue secretario de Hacienda y Crédito Público en el gobierno de Vicente Fox, se lleva 175 mil 776 pesos.

“Está bien que se reconozca las labores y las responsabilidades que cumplieron los funcionarios del Banco de México, pero debe haber un análisis donde haya una proporcionalidad y no se ponga en riesgo El aspecto económico”, asegura Andrés Rodríguez, socio del Área de Santamarina y Steta.  

Rodríguez, quien trabajó en Ferrocarriles Nacionales, dice que no es común ver pensiones de más de 200 mil pesos en las empresas privadas, quienes cuidan mucho de no pagar esos montos.

Las compañías, entidades públicas y organismo descentralizados deben analizar la viabilidad de dar ese tipo de pensiones a sus exempleados, agrega el abogado con más de 25 años trabajando y defendiendo temas laborales en México.

Revelan otra tranza, Banco de México tiene pensionado a Zedillo, Carstens con 277 mil pesos al mes



Pagos de oro. Uno de esos recibe Ernesto Zedillo Ponce de León, expresidente de la República, quien goza cada mes de una pensión especial por retiro de 102 mil 323 pesos del Banco de México (Banxico).

Zedillo Ponce, quien le explotó en sus manos la crisis económica de diciembre de 1994, es uno de los 881 mexicanos con una pensión especial del banco central.



El banco a cargo de Alejandro Díaz de León también paga a mil 734 personas una jubilación; a otras 548 mexicanas les da una pensión por viudez y a 20 personas más por viudez y orfandad. En total tiene unas tres mil 291 personas jubiladas.

Banxico desembolsa mensualmente unos 68 millones 825 mil pesos en pensiones a economistas, actuarios, abogados, administrativos y empleados que alguna vez le sirvieron trazando estrategias para contener la inflación y tasas de interés, según un documento al que tuvo acceso El Sol de México.



Ernesto Zedillo
Una de esas pensiones es para Ernesto Zedillo Ponce de León, quien trabajó de 1978 a 1987 en el Fideicomiso para la Cobertura de Riesgos Cambiarios (Ficorca), que permitió que se salvaran de la quiebra cientos de empresas y se preservaron miles de empleos durante los difíciles años de la crisis financiera.

Zedillo cuando dejó de ser mandatario del país se le dio una pensión vitalicia como expresidente, pero renunció a ella y se fue a trabajar a organismos internacionales y como consejero de empresas. Banxico tenía como uno de sus secretos bajo resguardo el nombre y monto de las jubilaciones, especialmente para evitar cualquier delito en contra de sus exempleados.

Los jubilados que más ganan cada mes son Miguel Mancera Aguayo, exgobernador y director de Banxico, con un pago de 283 mil 722 pesos; le sigue Enrique Trueba Méndez de Vigo, quien trabajó 46 años en el Banco Central, con una jubilación de 254 mil 283 pesos, así como Francisco Gerardo Rueda Rábago, quien laboró en el área de contraloría del Banxico a principios de los 90, se levanta 240 mil 636 pesos.

“Si cotizan sobre un sueldo alto es relativamente justo (esa jubilación), pero también se sale de la definición de la seguridad social pensiones de ese tamaño por eso se hacen las correcciones”, afirma Francisco Miguel Aguirre Farías, presidente Ejecutivo de Valuaciones Actuariales del Norte.

El hombre encargado de modificar el 90% de los sistemas de pensiones en el país explica que son legales las jubilaciones cobradas por los extrabajadores del Banxico, ya que son derechos adquiridos que no se pueden quitar ni modificar.

 El sistema de pensiones del Banco de México es el único fondeado, algo que le permitió mantener el equilibrio, comentó Aguirre Farías. Para lograrlo tuvo que poner topes a la edad y monto de las jubilaciones.

Hay una centena de trabajadores de Banxico, de acuerdo con la base de datos consultada y analizada, que cobran cero pesos de pensión al mes, un exempleado recibe un pago de 0.2 pesos, otro ex operario recibe sólo 7.81 pesos y uno más le dan 19.79 pesos de pensión.

La pensión de los ex gobernadores de Banco de México como Guillermo Ortiz Martínez es de 227 mil 077 pesos; la de Agustín Carstens Carstens, quien estuvo hasta el 30 de noviembre de 2017 al frente del organismo, alcanza los 112 mil 662 pesos al mes.

Los subgobernadores de Banxico como Ariel Buira Seira obtiene una pensión mensual de 191 mil 658, Jesús Marcos Yacamán gana 184 mil 478, así como Francisco Gil Díaz, quien fue secretario de Hacienda y Crédito Público en el gobierno de Vicente Fox, se lleva 175 mil 776 pesos.

“Está bien que se reconozca las labores y las responsabilidades que cumplieron los funcionarios del Banco de México, pero debe haber un análisis donde haya una proporcionalidad y no se ponga en riesgo El aspecto económico”, asegura Andrés Rodríguez, socio del Área de Santamarina y Steta.  

Rodríguez, quien trabajó en Ferrocarriles Nacionales, dice que no es común ver pensiones de más de 200 mil pesos en las empresas privadas, quienes cuidan mucho de no pagar esos montos.

Las compañías, entidades públicas y organismo descentralizados deben analizar la viabilidad de dar ese tipo de pensiones a sus exempleados, agrega el abogado con más de 25 años trabajando y defendiendo temas laborales en México.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario