Zhou Xiaozhou, un niño chino de trece años a quien se le había diagnosticado un linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer, fue obligado por su profesor a sentarse apartado de sus compañeros de clase porque decían que su enfermedad era contagiosa, tal como informan varios medios chinos.



El niño se había incorporado recientemente a la escuela de primaria de Liancheng, en Quinzhou (Fujian) para estar más cerca de sus padres mientras se recuperaba del tratamiento de quimioterapia. Su padre, Zhou Xiongying, denunció el caso de su hijo a través de las redes sociales, después de que el niño le explicara por qué no había podido hacer un examen, pues además de tenerlo separado durante las clases, el maestro tampoco le permitía hacer los exámenes. Hasta la fecha, el niño había perdido tres exámenes.



Las imágenes difundidas en redes sociales muestran al pequeño sentado solo, a una distancia prudente del resto de sus compañeros. «Te imaginas lo que pasaba por la mente de mi hijo durante 45 minutos?», se preguntaba el progenitor. «Se ve obligado a sentarse ahí como si fuera tonto. ¡Qué triste debe haber sido!». El progenitor explicó que el niño nunca les había contado lo que ocurría porque no quería que sus padres se preocuparan.

A Zhou se le diagnosticó la enfermedad el año pasado, aunque después del tratamiento de quimioterapia, se le dio un buen pronóstico. El maestro, que también era el subdirector de la escuela, ha sido suspendido de empleo y sueldo, según un comunicado emitido por el Ministerio de Educación de Fujian Huian.
Con información de: www.abc.es

Profesor separa a niño con cáncer para que no contagie a sus demás compañeros.



Zhou Xiaozhou, un niño chino de trece años a quien se le había diagnosticado un linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer, fue obligado por su profesor a sentarse apartado de sus compañeros de clase porque decían que su enfermedad era contagiosa, tal como informan varios medios chinos.



El niño se había incorporado recientemente a la escuela de primaria de Liancheng, en Quinzhou (Fujian) para estar más cerca de sus padres mientras se recuperaba del tratamiento de quimioterapia. Su padre, Zhou Xiongying, denunció el caso de su hijo a través de las redes sociales, después de que el niño le explicara por qué no había podido hacer un examen, pues además de tenerlo separado durante las clases, el maestro tampoco le permitía hacer los exámenes. Hasta la fecha, el niño había perdido tres exámenes.



Las imágenes difundidas en redes sociales muestran al pequeño sentado solo, a una distancia prudente del resto de sus compañeros. «Te imaginas lo que pasaba por la mente de mi hijo durante 45 minutos?», se preguntaba el progenitor. «Se ve obligado a sentarse ahí como si fuera tonto. ¡Qué triste debe haber sido!». El progenitor explicó que el niño nunca les había contado lo que ocurría porque no quería que sus padres se preocuparan.

A Zhou se le diagnosticó la enfermedad el año pasado, aunque después del tratamiento de quimioterapia, se le dio un buen pronóstico. El maestro, que también era el subdirector de la escuela, ha sido suspendido de empleo y sueldo, según un comunicado emitido por el Ministerio de Educación de Fujian Huian.
Con información de: www.abc.es

No hay comentarios.:

Publicar un comentario