El pasado 7 de noviembre se celebraba una asamblea comunitaria en el pueblo de Chavajeval, del municipio El Bosque, en Chiapas. Se escuchó una detonación, luego varios disparos. El recuerdo de una emboscada ocurrida dos semanas antes, en la que dos hombres fueron asesinados, provocó que los asistentes huyeran buscando refugio, pero no en sus casas sino fuera de la comunidad: la población completa salió de ahí, dejando el sitio como un pueblo fantasma.



Unas mil 800 personas pasaron esa noche moviéndose hacia la montaña, buscando senderos hacia la cabecera municipal de El Bosque, donde pudieran estar seguros. El rumor del éxodo y de la violencia que lo provocó llegó hasta los sacerdotes Manuel Pérez y Helder López, quienes acudieron a Chavajeval y se encontraron con un pueblo semidesierto, en el que todavía estaba un cuerpo en avanzado estado de descomposición, sin algunas partes que ya habían sido devoradas por animales.



De acuerdo con López Velasco, a su paso hallaron también algunas familias que permanecieron ocultas en el pueblo y no habían salido en tres días ante el temor de otro ataque armado. Una persona dijo haber estado cuatro días sin comer. En otro punto hallaron a una mujer de 110 años que estaba perdida tras la partida de toda la comunidad. Los clérigos se los llevaron a la cabecera municipal para ofrecerles atención médica y refugio. Este desplazamiento forzado se suma a otros que están ocurriendo en Chiapas, producto de ataques armados que los campesinos no pueden repeler.

“Hasta ahorita no hay claridad, dicen que ya están investigando pero todavía no hay nada. La comunidad andaba investigando sobre la muerte de estas dos personas y surgieron disparos por varias partes. Ahí fue donde toda la comunidad se dispersó y se fue por miedo. No saben quién les dispara, por eso salen por miedo”, dijo el padre Helder López a Animal Político vía telefónica.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas estima que son mil 764 los indígenas tzotziles que huyeron del poblado, aunque el padre calcula más de dos mil. Casi ninguno habla español, según el párroco, y nunca antes habían tenido un éxodo de esta magnitud, en el que todo el pueblo huyera de una sola vez. Por ello, el Fray consideró que el poblado de Chavajeval vive una crisis humanitaria urgente, pues estas personas requieren un lugar seguro en el cual resguardarse, alimentos, atención médica y medicinas.

La crisis también ha fragmentado temporalmente a las familias, pues los desplazamientos dispersos hacia comunidades de los municipios de Chalchihuitán, Simojovel y San Cristóbal de Las Casas provocaron la separación de grupos familiares que se encuentran buscándose entre sí, advierte el Fray.En una acción urgente publicada este martes, la organización relata que el pasado lunes acudió a la zona para conocer la situación y constató que en las montañas continúan cerca de 500 personas desplazadas, “sin abrigo, techo, ni medicamentos, en su mayoría son mujeres con sus hijas e hijos”, refiere el comunicado. De esas mujeres, agrega, cuatro estaban embarazadas al momento de huir y una ya tuvo el parto en la montaña. También están dos niños solos y dos personas de 80 años.

En cambio, el pueblo de Chavajeval no tiene actividad humana desde hace días, según el Fray. “Las casas se encuentran abandonadas sin daño alguno, en los corrales algunos animales han muerto pero no hay saqueos”, refiere el texto.

Este desplazamiento masivo ocurre al mismo tiempo que otros registrados en meses recientes en los Altos de Chiapas, zona predominantemente indígena y de origen tzotzil. El más reciente es el del municipio de Aldama, de donde han salido unas 780 personas ante el temor de ser baleados por paramilitares que les disputan un territorio cafetalero y les disparan apenas salen a cosechar su café.

Tanto el Centro Fray como el sacerdote han urgido al gobierno estatal a intervenir para cesar los ataques armados de paramilitares, autodefensas y el crimen organizado contra los pueblos indígenas, que al no poder defenderse abandonan sus pueblos y todo lo que tenían en ellos.

De acuerdo con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, en 2016 se registraron 29 episodios de desplazamiento interno masivo en México, 20 de los cuales fueron causados por la violencia. La mayor parte ocurren en 12 entidades del país: Chiapas, Chihuahua, Durango, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas.
Con información de Animalpolítico.com / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Inaudita huida de pueblo entero para no ser asesinado, en Chiapas y el gobierno de Peña mejor mira a los migrantes que desprecian el apoyo de los mexicanos



El pasado 7 de noviembre se celebraba una asamblea comunitaria en el pueblo de Chavajeval, del municipio El Bosque, en Chiapas. Se escuchó una detonación, luego varios disparos. El recuerdo de una emboscada ocurrida dos semanas antes, en la que dos hombres fueron asesinados, provocó que los asistentes huyeran buscando refugio, pero no en sus casas sino fuera de la comunidad: la población completa salió de ahí, dejando el sitio como un pueblo fantasma.



Unas mil 800 personas pasaron esa noche moviéndose hacia la montaña, buscando senderos hacia la cabecera municipal de El Bosque, donde pudieran estar seguros. El rumor del éxodo y de la violencia que lo provocó llegó hasta los sacerdotes Manuel Pérez y Helder López, quienes acudieron a Chavajeval y se encontraron con un pueblo semidesierto, en el que todavía estaba un cuerpo en avanzado estado de descomposición, sin algunas partes que ya habían sido devoradas por animales.



De acuerdo con López Velasco, a su paso hallaron también algunas familias que permanecieron ocultas en el pueblo y no habían salido en tres días ante el temor de otro ataque armado. Una persona dijo haber estado cuatro días sin comer. En otro punto hallaron a una mujer de 110 años que estaba perdida tras la partida de toda la comunidad. Los clérigos se los llevaron a la cabecera municipal para ofrecerles atención médica y refugio. Este desplazamiento forzado se suma a otros que están ocurriendo en Chiapas, producto de ataques armados que los campesinos no pueden repeler.

“Hasta ahorita no hay claridad, dicen que ya están investigando pero todavía no hay nada. La comunidad andaba investigando sobre la muerte de estas dos personas y surgieron disparos por varias partes. Ahí fue donde toda la comunidad se dispersó y se fue por miedo. No saben quién les dispara, por eso salen por miedo”, dijo el padre Helder López a Animal Político vía telefónica.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas estima que son mil 764 los indígenas tzotziles que huyeron del poblado, aunque el padre calcula más de dos mil. Casi ninguno habla español, según el párroco, y nunca antes habían tenido un éxodo de esta magnitud, en el que todo el pueblo huyera de una sola vez. Por ello, el Fray consideró que el poblado de Chavajeval vive una crisis humanitaria urgente, pues estas personas requieren un lugar seguro en el cual resguardarse, alimentos, atención médica y medicinas.

La crisis también ha fragmentado temporalmente a las familias, pues los desplazamientos dispersos hacia comunidades de los municipios de Chalchihuitán, Simojovel y San Cristóbal de Las Casas provocaron la separación de grupos familiares que se encuentran buscándose entre sí, advierte el Fray.En una acción urgente publicada este martes, la organización relata que el pasado lunes acudió a la zona para conocer la situación y constató que en las montañas continúan cerca de 500 personas desplazadas, “sin abrigo, techo, ni medicamentos, en su mayoría son mujeres con sus hijas e hijos”, refiere el comunicado. De esas mujeres, agrega, cuatro estaban embarazadas al momento de huir y una ya tuvo el parto en la montaña. También están dos niños solos y dos personas de 80 años.

En cambio, el pueblo de Chavajeval no tiene actividad humana desde hace días, según el Fray. “Las casas se encuentran abandonadas sin daño alguno, en los corrales algunos animales han muerto pero no hay saqueos”, refiere el texto.

Este desplazamiento masivo ocurre al mismo tiempo que otros registrados en meses recientes en los Altos de Chiapas, zona predominantemente indígena y de origen tzotzil. El más reciente es el del municipio de Aldama, de donde han salido unas 780 personas ante el temor de ser baleados por paramilitares que les disputan un territorio cafetalero y les disparan apenas salen a cosechar su café.

Tanto el Centro Fray como el sacerdote han urgido al gobierno estatal a intervenir para cesar los ataques armados de paramilitares, autodefensas y el crimen organizado contra los pueblos indígenas, que al no poder defenderse abandonan sus pueblos y todo lo que tenían en ellos.

De acuerdo con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, en 2016 se registraron 29 episodios de desplazamiento interno masivo en México, 20 de los cuales fueron causados por la violencia. La mayor parte ocurren en 12 entidades del país: Chiapas, Chihuahua, Durango, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas.
Con información de Animalpolítico.com / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

3 comentarios:

  1. Esto me suena a que el güerete PRIISTA vendió esas tierras a extranjeros y ahora los corren atemorizandolos y matando a su gente, pero el Güerete solo es el títere pues hay unos peces mas gordos al frente de todo esto. Dios bendiga esa gente y "las autoridades" competentes y DH que solo está para solapar narcotraficantes,violadores,ppederastas,etc haga algo por nuestra gente

    ResponderEliminar
  2. Esto me suena a que el güerete PRIISTA vendió esas tierras a extranjeros y ahora los corren atemorizandolos y matando a su gente, pero el Güerete solo es el títere pues hay unos peces mas gordos al frente de todo esto. Dios bendiga esa gente y "las autoridades" competentes y DH que solo está para solapar narcotraficantes,violadores,ppederastas,etc haga algo por nuestra gente

    ResponderEliminar
  3. pues como ya dije antes. ser a necesario formar un ejército paramilitar justiciero de mexicanos al100% y desplazarse a los estados en conflicto bien equipados y prepararse para combate con disciplina militar he ir y arrasar con estos grupos de delincuentes hacer una limpia a nivel nacional de todo lo que este perjudicando a nuestra gente humilde.

    ResponderEliminar