El 19 de enero de 2001, el mayor capo del narcotráfico de México se escapó de Puente Grande, una cárcel de máxima seguridad. Según la periodista de investigación Anabel Hernández, Joaquín El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, fue escoltado de la carcel disfrazado como un oficial del gobierno —acompañado de funcionarios del gobierno— y subió a un helicóptero que lo llevó camino a la libertad.



El informe oficial afirma que El Chapo se fugó en un carrito de lavandería, algo que —aunque sólo mide metro y medio de estatura y se parece a Super Mario— parece posible pero poco probable.

Si la información que Hernández encontró al indagar la fuga de ElChapo es cierta, es más o menos el epítome de la corrupción en el gobierno, uno que ha acomodado y ayudado a los cárteles en México a tomar control del país.



Hernández estaba investigando la fuga de El Chapo como parte de un proyecto de cinco años para su libro Los señores del narco, que investiga los vínculos del gobierno y la élite de los empresarios con los cárteles. En este libro, publicado en México en 2011, escribe que el ex presidente Vicente Fox inició una guerra entre los cárteles —y que desde la fuga de El Chapo— el gobierno ha conspirado con el cártel de Sinaloa, permitiendo la red de corrupción que mantiene creciendo a los cárteles en México.

A principios de este año, hablamos con Anabel, donde nos dijo que después de otro de sus descubrimientos, el entonces secretario de Seguridad Pública (Genaro García Luna) dio instrucciones a sus hombres para desaparecerla. Me puse en contacto con Anabel de nuevo para hablar de la investigación que hizo acerca de la complicidad del gobierno mexicano en el comercio de drogas.
Con información de Agencias

FOX recibió 20 millones de dólares por dejar libre al CHAPO GUZMÁN (VIDEO)



El 19 de enero de 2001, el mayor capo del narcotráfico de México se escapó de Puente Grande, una cárcel de máxima seguridad. Según la periodista de investigación Anabel Hernández, Joaquín El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, fue escoltado de la carcel disfrazado como un oficial del gobierno —acompañado de funcionarios del gobierno— y subió a un helicóptero que lo llevó camino a la libertad.



El informe oficial afirma que El Chapo se fugó en un carrito de lavandería, algo que —aunque sólo mide metro y medio de estatura y se parece a Super Mario— parece posible pero poco probable.

Si la información que Hernández encontró al indagar la fuga de ElChapo es cierta, es más o menos el epítome de la corrupción en el gobierno, uno que ha acomodado y ayudado a los cárteles en México a tomar control del país.



Hernández estaba investigando la fuga de El Chapo como parte de un proyecto de cinco años para su libro Los señores del narco, que investiga los vínculos del gobierno y la élite de los empresarios con los cárteles. En este libro, publicado en México en 2011, escribe que el ex presidente Vicente Fox inició una guerra entre los cárteles —y que desde la fuga de El Chapo— el gobierno ha conspirado con el cártel de Sinaloa, permitiendo la red de corrupción que mantiene creciendo a los cárteles en México.

A principios de este año, hablamos con Anabel, donde nos dijo que después de otro de sus descubrimientos, el entonces secretario de Seguridad Pública (Genaro García Luna) dio instrucciones a sus hombres para desaparecerla. Me puse en contacto con Anabel de nuevo para hablar de la investigación que hizo acerca de la complicidad del gobierno mexicano en el comercio de drogas.
Con información de Agencias

No hay comentarios.:

Publicar un comentario