Una bala de goma, disparada por Policías federales mexicanos asesinó ayer a un migrante, luego de enfrentamientos en que otros 10 resultaron heridos, en el cruce fronterizo entre México y Guatemala.

De acuerdo con medios locales, la víctima es un hombre de origen hondureño, hasta ahora sin identificar, que intentaba con otro contingente de alrededor de dos mil personas, de ingresar a territorio mexicano.



Los hechos ocurrieron luego de que migrantes hondureños derribaron la valla metálica que divide ambos países y avanzaron hacia México.

Policías federales trataron de impedirles el paso, lo que derivó en un enfrentamiento, y en el asesinato de este hombre, quien cayó del lado guatemalteco y fue llevado por bomberos voluntarios al centro asistencial en el municipio de Ayutla, en el departamento de San Marcos, Guatemala, pero falleció en el camino.



Durante los incidentes “falleció una persona migrante y resultaron heridos migrantes y agentes de la Policía Nacional Civil”, indicó en un comunicado el procurador de los Derechos Humanos, Jordan Rodas.

Del lado guatemalteco, la policía también echó gases lacrimógenos a los migrantes y ellos respondieron con piedras y palos.

Previo al enfrentamiento, los migrantes solicitaron un diálogo con las autoridades guatemaltecas para que se les permitiera el paso y llegar a la frontera con México para negociar también su entrada.

Dijeron que lo que ellos quería no es asilo político sino permiso de tránsito.

El gobierno mexicano, a través de la secretaría de Gobernación (Segob) y su titular, Alfonso Navarrete Prida, negó que hubiera armas involucradas.

“Se rechazan los acontecimientos ocurridos el 19 y 28 de octubre donde violentamente grupos de personas intentaron ingresar al territorio nacional por la frontera sur, concretamente en el puente fronterizo internacional de Ciudad Hidalgo [en México] a Tecún Umán (Guatemala) rompiendo la reja de entrada a nuestro país y agrediendo con piedras y petardos a personal de la Policía Federal y de migración desarmado.

La Policía Federal, como lo atestiguan los visitadores del a CNDH y organismos no gubernamentales que estuvieron presentes, no portaban arma alguna, ni siquiera para tener armas de plástico, consideradas no letales”, aseguró Alfonso Navarrete.

Desde la frontera sur, un funcionario mexicano de Chiapas, donde se ubica el puente fronterizo, quien pidió el anonimato, explicó que la frontera ha sido reforzada con personal de migración, la gendarmería y de la Marina Armada.

“También hay vigilancia en la ribera del Río Suchiate. Está migración con vehículos, dejando pasar solo a quiénes portan la credencial de visitante fronterizo regional”, añadió.

Las autoridades mexicanas reiteraron este domingo que dejarían pasar a los migrantes hondureños que se acojan al programa de refugiados. Al menos 60 personas ya ingresaron a su territorio y se espera que próximamente dejen pasar a los restantes.
Vía AFP

Policías Federales apostados en la frontera sur con Guatemala, dispararon balas de goma y mato a un migrante.



Una bala de goma, disparada por Policías federales mexicanos asesinó ayer a un migrante, luego de enfrentamientos en que otros 10 resultaron heridos, en el cruce fronterizo entre México y Guatemala.

De acuerdo con medios locales, la víctima es un hombre de origen hondureño, hasta ahora sin identificar, que intentaba con otro contingente de alrededor de dos mil personas, de ingresar a territorio mexicano.



Los hechos ocurrieron luego de que migrantes hondureños derribaron la valla metálica que divide ambos países y avanzaron hacia México.

Policías federales trataron de impedirles el paso, lo que derivó en un enfrentamiento, y en el asesinato de este hombre, quien cayó del lado guatemalteco y fue llevado por bomberos voluntarios al centro asistencial en el municipio de Ayutla, en el departamento de San Marcos, Guatemala, pero falleció en el camino.



Durante los incidentes “falleció una persona migrante y resultaron heridos migrantes y agentes de la Policía Nacional Civil”, indicó en un comunicado el procurador de los Derechos Humanos, Jordan Rodas.

Del lado guatemalteco, la policía también echó gases lacrimógenos a los migrantes y ellos respondieron con piedras y palos.

Previo al enfrentamiento, los migrantes solicitaron un diálogo con las autoridades guatemaltecas para que se les permitiera el paso y llegar a la frontera con México para negociar también su entrada.

Dijeron que lo que ellos quería no es asilo político sino permiso de tránsito.

El gobierno mexicano, a través de la secretaría de Gobernación (Segob) y su titular, Alfonso Navarrete Prida, negó que hubiera armas involucradas.

“Se rechazan los acontecimientos ocurridos el 19 y 28 de octubre donde violentamente grupos de personas intentaron ingresar al territorio nacional por la frontera sur, concretamente en el puente fronterizo internacional de Ciudad Hidalgo [en México] a Tecún Umán (Guatemala) rompiendo la reja de entrada a nuestro país y agrediendo con piedras y petardos a personal de la Policía Federal y de migración desarmado.

La Policía Federal, como lo atestiguan los visitadores del a CNDH y organismos no gubernamentales que estuvieron presentes, no portaban arma alguna, ni siquiera para tener armas de plástico, consideradas no letales”, aseguró Alfonso Navarrete.

Desde la frontera sur, un funcionario mexicano de Chiapas, donde se ubica el puente fronterizo, quien pidió el anonimato, explicó que la frontera ha sido reforzada con personal de migración, la gendarmería y de la Marina Armada.

“También hay vigilancia en la ribera del Río Suchiate. Está migración con vehículos, dejando pasar solo a quiénes portan la credencial de visitante fronterizo regional”, añadió.

Las autoridades mexicanas reiteraron este domingo que dejarían pasar a los migrantes hondureños que se acojan al programa de refugiados. Al menos 60 personas ya ingresaron a su territorio y se espera que próximamente dejen pasar a los restantes.
Vía AFP

No hay comentarios.:

Publicar un comentario