No cabe duda de que las cosas funcionan al revés de cómo deberían hacerlo. Mientras que la delincuencia se apodera de la Ciudad de México, los encargados de la seguridad de los ciudadanos se dedican a acosar y detener a las personas que tratan de ganarse la vida de manera honrada.

Un grupo de policías capitalinos se trasladaron a calles aledañas al centro de la ciudad para detener a un par de adolescentes que se dedicaban a vender churros rellenos en la vía pública, según dijeron para ayudar con los gastos de su casa.



Un ciudadano que pasaba por el lugar y que se percató del hecho comenzó a grabar lo sucedido no sin antes discutir con los policías la acción injusta que estaban llevando a cabo.

La reacción de los policías fue, a todas luces, arbitraria y sin ningún criterio de por medio se llevaron detenidos a los adolescentes a pesar de que estos advirtieron que eran menores de edad y que la venta de churros la hacían para ayudar a su casa con los gastos de sus estudios.



Así las cosas, mientras la CDMX se encuentra sumida en una grave crisis de inseguridad y violencia, los policías se dedican a perseguir a peligrosos adolescentes que venden churros rellenos en las calles.
Con información de Agencias

Policías de la CDMX detienen a dos “peligrosos” adolescentes por el delito de vender churros rellenos, para pagar sus estudios. (Video)



No cabe duda de que las cosas funcionan al revés de cómo deberían hacerlo. Mientras que la delincuencia se apodera de la Ciudad de México, los encargados de la seguridad de los ciudadanos se dedican a acosar y detener a las personas que tratan de ganarse la vida de manera honrada.

Un grupo de policías capitalinos se trasladaron a calles aledañas al centro de la ciudad para detener a un par de adolescentes que se dedicaban a vender churros rellenos en la vía pública, según dijeron para ayudar con los gastos de su casa.



Un ciudadano que pasaba por el lugar y que se percató del hecho comenzó a grabar lo sucedido no sin antes discutir con los policías la acción injusta que estaban llevando a cabo.

La reacción de los policías fue, a todas luces, arbitraria y sin ningún criterio de por medio se llevaron detenidos a los adolescentes a pesar de que estos advirtieron que eran menores de edad y que la venta de churros la hacían para ayudar a su casa con los gastos de sus estudios.



Así las cosas, mientras la CDMX se encuentra sumida en una grave crisis de inseguridad y violencia, los policías se dedican a perseguir a peligrosos adolescentes que venden churros rellenos en las calles.
Con información de Agencias

No hay comentarios.:

Publicar un comentario