"No seas sinvergüenza y paga tus deudas con Dios. El diezmo es una obligación decretada por Jehová en las Sagradas Escrituras desde el Antiguo Testamento, así que no te hagas el que no sabías, es tu deber informarte de lo que Dios espera que hagas por Él”. Así es como la Iglesia del Final de los Tiempos se dirige a sus seguidores a quienes exhorta a donar sus casas, sus autos y el 40 por ciento de su ingreso mensual.



La Iglesia del Final de los Tiempos, que se promueve en redes sociales y la web pide a sus fieles que, como acto de fe y “amor a Dios” donen sus casas a su causa religiosa. En un primer vistazo, La organización cuenta con toda una infraestructura digital para direccionar con un “ejecutivo” a los incautos que creen en ella y aceptan su propuesta.



En la página web www.iglesiadelfinal.com se puede ver todos los servicios que “vende” a sus creyentes. Ahí se puede encontrar certificados de heterosexualidad (200 dólares, 3 mil 600 pesos), certificados de salvación (2,000 dólares, 36 mil pesos), agua bendita del río Jordán (250 dólares, 4 mil 500 pesos), enjuague bucal antiblasfemias (250 dólares, 4 mil 55 pesos), videos, chats privados para confesiones, fotografías, absoluciones digitales y demás indulgencias que son vendidas por el pastor supremo de esta organización, mismo que se hace llamar “Profeta Andrés de la Barra”.

La descripción de la iglesia que se encuentra en el sitio web dice lo siguiente:
“Somos una Iglesia Cristiana Andreísta, corriente radical del Cristianismo Protestante Ultra Conservador. Nuestra Fe abraza los mandamientos bíblicos establecidos por Jehová Dios en el Antiguo, Nuevo y Tercer Testamento. 

Sabemos que el día del Juicio Final está cerca y solo aquellos que reconozcan a Su Santidad, Profeta Andrés de la Barra, como la segunda venida de Cristo a la Tierra, seremos llevados al Reino de los Cielos”.
Con información de Agencias

Pastor de la Iglesia pide a fieles que le donen su casa…y no acepta Infonavit porque son deudas a largo plazo.



"No seas sinvergüenza y paga tus deudas con Dios. El diezmo es una obligación decretada por Jehová en las Sagradas Escrituras desde el Antiguo Testamento, así que no te hagas el que no sabías, es tu deber informarte de lo que Dios espera que hagas por Él”. Así es como la Iglesia del Final de los Tiempos se dirige a sus seguidores a quienes exhorta a donar sus casas, sus autos y el 40 por ciento de su ingreso mensual.



La Iglesia del Final de los Tiempos, que se promueve en redes sociales y la web pide a sus fieles que, como acto de fe y “amor a Dios” donen sus casas a su causa religiosa. En un primer vistazo, La organización cuenta con toda una infraestructura digital para direccionar con un “ejecutivo” a los incautos que creen en ella y aceptan su propuesta.



En la página web www.iglesiadelfinal.com se puede ver todos los servicios que “vende” a sus creyentes. Ahí se puede encontrar certificados de heterosexualidad (200 dólares, 3 mil 600 pesos), certificados de salvación (2,000 dólares, 36 mil pesos), agua bendita del río Jordán (250 dólares, 4 mil 500 pesos), enjuague bucal antiblasfemias (250 dólares, 4 mil 55 pesos), videos, chats privados para confesiones, fotografías, absoluciones digitales y demás indulgencias que son vendidas por el pastor supremo de esta organización, mismo que se hace llamar “Profeta Andrés de la Barra”.

La descripción de la iglesia que se encuentra en el sitio web dice lo siguiente:
“Somos una Iglesia Cristiana Andreísta, corriente radical del Cristianismo Protestante Ultra Conservador. Nuestra Fe abraza los mandamientos bíblicos establecidos por Jehová Dios en el Antiguo, Nuevo y Tercer Testamento. 

Sabemos que el día del Juicio Final está cerca y solo aquellos que reconozcan a Su Santidad, Profeta Andrés de la Barra, como la segunda venida de Cristo a la Tierra, seremos llevados al Reino de los Cielos”.
Con información de Agencias

1 comentario:

  1. Pinche pastor mierda le quita ala gente lo que con tanto esfuerzo la guente se hace dios para que quiere una casa dinero o carros. Ese pastor se va a ir directamente al infierno

    ResponderEliminar