Artículos de la canasta básica no han escapado al impacto inflacionario

Los incrementos en las últimas fechas a combustibles, peaje y servicios han pulverizado prácticamente el salario mínimo actual de 88 pesos con 33 centavos, y aun cuando pocos ganan este monto, las alzas a gasolina, gas doméstico, artículos de la canasta básica como carne, huevo, leche, y el más reciente aumento al peaje en carreteras, han asestado un fuerte golpe a la economía de los trabajadores.



Para la clase obrera elevar el salario mínimo este año a 98.33 -como se está proponiendo- no ayudará en nada al bolsillo de los trabajadores, porque mientras no haya un control de precios sobre los productos de la canasta básica, el efecto inflacionario no permitirá una recuperación del poder adquisitivo.

Para el presidente del Congreso del Trabajo en el Estado, Benjamín Gutiérrez García, la exigencia de mejora del salario mínimo la vienen externando desde hace más de dos décadas, pues ya resulta obsoleto, y a la fecha, no se han visto voluntad para lograrlo.


Lamentó que México tenga el salario mínimo más bajo de América Latina, sólo detrás de Haití, por lo que esto debe ser una prioridad nacional, pero para ello debe haber disposición y un estudio serio para lograr un poder adquisitivo necesario.

Acumulado en un mes, el salario mínimo general es de 2 mil 686 pesos con 14 centavos, monto que no alcanza para enfrentar el incremento constante en el precio de las gasolinas. Para tener una idea del incremento en el precio del principal combustible para los autos en el país, solo hay que ver que el 8 de septiembre del año pasado la Magna tenía un precio de 16.50 pesos por litro, la Premium,18.27 pesos por litro; el diésel, 17.32 pesos por litro.
  
En tanto, este 8 de septiembre del 2018, la Magna se cotiza en 18.45 pesos por litro; la Premium, 19.86 pesos, en tanto el diésel tiene un precio de 19.45 pesos.

A ello se suma el alza paulatina del gas doméstico, considerado ya un artículo de lujo, cuyo tanque de 20 litros vino este año incrementando su valor de 375 pesos a 390 y actualmente arriba de 450 pesos.

Los artículos de la canasta básica no han escapado al impacto inflacionario, por lo cual las amas de casa se enfrentan ahora al reclamo contradictorio del jefe de familia que reclama carne a la hora de comer, ya que el kilogramo de bistec tiene un costo de entre 140 a 150 pesos, muy arriba del salario mínimo, acompañada esta alza de las variantes constantes a otros productos como el frijol, arroz, huevo, leche y pollo.

La puntilla a la maltrecha economía de los trabajadores con estas alzas en cadena durante el año, se la vino a dar este viernes 7 de septiembre, el incremento de entre el 12 al 17 por ciento que Caminos y Puentes Federales aplicó al costo del peaje en 37 autopistas y libramientos del país.

Entre los incrementos a tarifas de peaje, por supuesto, se encuentran varios tramos del estado de Veracruz, lo cual encarecerá el costo de circulación por carreteras de la entidad para los automovilistas, y en consecuencia no pasará mucho tiempo en que este impacto se refleje en un alza al costo de pasaje foráneo, al de servicios de carga, cuyos efectos se verán reflejados en el eslabón final de esta cadena que es el consumidor, quien, irremediablemente pagará más por los productos no solo de primera necesidad, sino de todos los rubros.
Con información de: El Dictamen

Incrementos a combustible, peaje, productos y servicios, duro golpe a mexicanos y una ambición desmedida de un Gobierno saliente podrido en corrupción



Artículos de la canasta básica no han escapado al impacto inflacionario

Los incrementos en las últimas fechas a combustibles, peaje y servicios han pulverizado prácticamente el salario mínimo actual de 88 pesos con 33 centavos, y aun cuando pocos ganan este monto, las alzas a gasolina, gas doméstico, artículos de la canasta básica como carne, huevo, leche, y el más reciente aumento al peaje en carreteras, han asestado un fuerte golpe a la economía de los trabajadores.



Para la clase obrera elevar el salario mínimo este año a 98.33 -como se está proponiendo- no ayudará en nada al bolsillo de los trabajadores, porque mientras no haya un control de precios sobre los productos de la canasta básica, el efecto inflacionario no permitirá una recuperación del poder adquisitivo.

Para el presidente del Congreso del Trabajo en el Estado, Benjamín Gutiérrez García, la exigencia de mejora del salario mínimo la vienen externando desde hace más de dos décadas, pues ya resulta obsoleto, y a la fecha, no se han visto voluntad para lograrlo.


Lamentó que México tenga el salario mínimo más bajo de América Latina, sólo detrás de Haití, por lo que esto debe ser una prioridad nacional, pero para ello debe haber disposición y un estudio serio para lograr un poder adquisitivo necesario.

Acumulado en un mes, el salario mínimo general es de 2 mil 686 pesos con 14 centavos, monto que no alcanza para enfrentar el incremento constante en el precio de las gasolinas. Para tener una idea del incremento en el precio del principal combustible para los autos en el país, solo hay que ver que el 8 de septiembre del año pasado la Magna tenía un precio de 16.50 pesos por litro, la Premium,18.27 pesos por litro; el diésel, 17.32 pesos por litro.
  
En tanto, este 8 de septiembre del 2018, la Magna se cotiza en 18.45 pesos por litro; la Premium, 19.86 pesos, en tanto el diésel tiene un precio de 19.45 pesos.

A ello se suma el alza paulatina del gas doméstico, considerado ya un artículo de lujo, cuyo tanque de 20 litros vino este año incrementando su valor de 375 pesos a 390 y actualmente arriba de 450 pesos.

Los artículos de la canasta básica no han escapado al impacto inflacionario, por lo cual las amas de casa se enfrentan ahora al reclamo contradictorio del jefe de familia que reclama carne a la hora de comer, ya que el kilogramo de bistec tiene un costo de entre 140 a 150 pesos, muy arriba del salario mínimo, acompañada esta alza de las variantes constantes a otros productos como el frijol, arroz, huevo, leche y pollo.

La puntilla a la maltrecha economía de los trabajadores con estas alzas en cadena durante el año, se la vino a dar este viernes 7 de septiembre, el incremento de entre el 12 al 17 por ciento que Caminos y Puentes Federales aplicó al costo del peaje en 37 autopistas y libramientos del país.

Entre los incrementos a tarifas de peaje, por supuesto, se encuentran varios tramos del estado de Veracruz, lo cual encarecerá el costo de circulación por carreteras de la entidad para los automovilistas, y en consecuencia no pasará mucho tiempo en que este impacto se refleje en un alza al costo de pasaje foráneo, al de servicios de carga, cuyos efectos se verán reflejados en el eslabón final de esta cadena que es el consumidor, quien, irremediablemente pagará más por los productos no solo de primera necesidad, sino de todos los rubros.
Con información de: El Dictamen

No hay comentarios.:

Publicar un comentario