El extitular del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) Luis Octavio Cotero reveló que el contenedor de refrigeración con más de 150 cadáveres que ha sido trasladado a tres diferentes direcciones de distintos municipios no es el único, sino que hay un segundo, y en total sumarían unos 300 cuerpos.

Este vehículo está ubicado en las instalaciones del IJCF, a diferencia del tráiler de refrigeración que fue abandonado en dos ocasiones en los municipios de Tlaquepaque y Tlajomulco, una decisión que no fue informada al forense, aseguró el exdirector, quien fue destituido ayer por el gobernador del estado de Jalisco, Aristóteles Sandoval.



En una entrevista con Efe, Cotero dijo que en ambos camiones refrigerantes hay hasta 300 cuerpos que el IJCF no tiene la capacidad de resguardar, debido al aumento de la violencia en Jalisco en los últimos tres años.

"Están en los tráileres, uno es el que se exhibió en los medios y otro nuevo que se contrató por parte de la Fiscalía porque nosotros no tenemos recursos para contratar ese tipo de servicio, ni la bodega donde estuvieron. No fue de mi conocimiento, ni información", aseguró.


El ex funcionario estatal dio a conocer que a la fecha hay 444 cuerpos de personas fallecidas en espera de ser identificadas o inhumadas en el Servicio Médico Forense, por lo que el IJCF hizo un esfuerzo para conservar hasta 144 de ellos, mientras que los restantes fueron confinados a ambos contenedores.

Agregó que al ver que los "cuerpos se estaban descomponiendo, la fiscalía tuvo la necesidad de contratar desde hace dos años ese (primer) camión refrigerante", que en un inicio contenía 200 cuerpos, aunque fueron siendo identificados hasta llegar a un centenar.

El frigorífico, que oficialmente estaba bajo custodia del órgano forense estatal, fue abandonado en el municipio de Tlaquepaque y después movido a Tlajomulco hasta que el sábado fue puesto bajo resguardo de la Fiscalía de Jalisco.

Cotero se deslindó de cualquier responsabilidad por el abandono de esos cuerpos y acusó a la Fiscalía y al gobierno estatal de no hacer lo necesario para que los cadáveres estén preservados en refrigeradores adecuados o inhumados en un cementerio forense.
Fuente: InformadorMX

Encuentran un segundo contenedor con más de 150 cadáveres



El extitular del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) Luis Octavio Cotero reveló que el contenedor de refrigeración con más de 150 cadáveres que ha sido trasladado a tres diferentes direcciones de distintos municipios no es el único, sino que hay un segundo, y en total sumarían unos 300 cuerpos.

Este vehículo está ubicado en las instalaciones del IJCF, a diferencia del tráiler de refrigeración que fue abandonado en dos ocasiones en los municipios de Tlaquepaque y Tlajomulco, una decisión que no fue informada al forense, aseguró el exdirector, quien fue destituido ayer por el gobernador del estado de Jalisco, Aristóteles Sandoval.



En una entrevista con Efe, Cotero dijo que en ambos camiones refrigerantes hay hasta 300 cuerpos que el IJCF no tiene la capacidad de resguardar, debido al aumento de la violencia en Jalisco en los últimos tres años.

"Están en los tráileres, uno es el que se exhibió en los medios y otro nuevo que se contrató por parte de la Fiscalía porque nosotros no tenemos recursos para contratar ese tipo de servicio, ni la bodega donde estuvieron. No fue de mi conocimiento, ni información", aseguró.


El ex funcionario estatal dio a conocer que a la fecha hay 444 cuerpos de personas fallecidas en espera de ser identificadas o inhumadas en el Servicio Médico Forense, por lo que el IJCF hizo un esfuerzo para conservar hasta 144 de ellos, mientras que los restantes fueron confinados a ambos contenedores.

Agregó que al ver que los "cuerpos se estaban descomponiendo, la fiscalía tuvo la necesidad de contratar desde hace dos años ese (primer) camión refrigerante", que en un inicio contenía 200 cuerpos, aunque fueron siendo identificados hasta llegar a un centenar.

El frigorífico, que oficialmente estaba bajo custodia del órgano forense estatal, fue abandonado en el municipio de Tlaquepaque y después movido a Tlajomulco hasta que el sábado fue puesto bajo resguardo de la Fiscalía de Jalisco.

Cotero se deslindó de cualquier responsabilidad por el abandono de esos cuerpos y acusó a la Fiscalía y al gobierno estatal de no hacer lo necesario para que los cadáveres estén preservados en refrigeradores adecuados o inhumados en un cementerio forense.
Fuente: InformadorMX

No hay comentarios.:

Publicar un comentario