Miguel Ángel Mancera, exjefe de gobierno de la Ciudad de México, y dos personas de su círculo más estrecho que también lo acompañaron como funcionarios, tienen un pasatiempo no apto para personas de bajos ingresos. Comprar propiedades, autos de carreras y aviones podría no ser grave, a menos que no se declaren conforme a su obligación legal.



La revista Proceso reveló que tanto Mancera como los hermanos Julio César y Luis Ernesto Serna, los tres íntimos amigos desde la universidad, adquirieron diversas propiedades que no quedaron reportadas en su declaración de bienes patrimoniales.

Los reporteros Raún Monge y Sara Pantoja exponen que el valor por dichas adquisiciones asciende a los 130 millones de pesos, excluyendo cuentas bancarias, autos y joyas, además de que la única declaración de patrimonio que realizaron corresponde a 2016.

De acuerdo con la publicación, muchos de esos bienes no se encuentran registrados a nombre de los tres mencionados. Sin embargo, los bienes que sí reconocen son de asombrarse.


Por ejemplo, Luis Serna, quien fuera secretario particular del exjefe de gobierno, posee inmuebles en el registro catastral por casi 80 millones de pesos, superando al mismo Mancera, quien reconoció 43.5 millones en propiedades.

Como si no fuera suficiente la ausencia de control a través de la declaración de bienes, el reportaje revela que las propiedades fueron adquiridos a empresarios del ramo inmobiliario, quienes después formaron parte del gabinete de Mancera e incluso, se convirtieron en sus socios.

Entre los nombres que mencionan los reporteros se encuentra Simón Neumann, que, de ser titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) pasó a ser asesor de Mancera.

También está Fausto Galván Escobar, quien se separó de su cargo como coordinador general de Gestión para el Crecimiento y Desarrollo de la Ciudad luego de un escándalo en el que se exhibió su manejo de intereses.

La publicación afirma que la fortuna de Miguel Ángel Mancera data desde su cargo como titular de la procuraduría capitalina, además del más actual como jefe de gobierno.

La más reciente edición de Proceso se encuentra disponible desde el día de hoy y revela ejemplos de las propiedades de los tres exfuncionarios, como una en la zona de San Ángel, al sur de la Ciudad de México de mil 94 metros cuadrados.

Al respecto, los reporteros escriben: “Según los documentos consultados, Mancera compró el inmueble en 2015, cuando aún estaba al frente del gobierno de la capital. Luis Ernesto cobijó la transacción, incluso la reportó como suya en su declaración 3de3 de 2016.”
Con información de Agencias


Carros de carreras, aviones y propiedades, algunos de los bienes que Mancera “olvidó” declarar.



Miguel Ángel Mancera, exjefe de gobierno de la Ciudad de México, y dos personas de su círculo más estrecho que también lo acompañaron como funcionarios, tienen un pasatiempo no apto para personas de bajos ingresos. Comprar propiedades, autos de carreras y aviones podría no ser grave, a menos que no se declaren conforme a su obligación legal.



La revista Proceso reveló que tanto Mancera como los hermanos Julio César y Luis Ernesto Serna, los tres íntimos amigos desde la universidad, adquirieron diversas propiedades que no quedaron reportadas en su declaración de bienes patrimoniales.

Los reporteros Raún Monge y Sara Pantoja exponen que el valor por dichas adquisiciones asciende a los 130 millones de pesos, excluyendo cuentas bancarias, autos y joyas, además de que la única declaración de patrimonio que realizaron corresponde a 2016.

De acuerdo con la publicación, muchos de esos bienes no se encuentran registrados a nombre de los tres mencionados. Sin embargo, los bienes que sí reconocen son de asombrarse.


Por ejemplo, Luis Serna, quien fuera secretario particular del exjefe de gobierno, posee inmuebles en el registro catastral por casi 80 millones de pesos, superando al mismo Mancera, quien reconoció 43.5 millones en propiedades.

Como si no fuera suficiente la ausencia de control a través de la declaración de bienes, el reportaje revela que las propiedades fueron adquiridos a empresarios del ramo inmobiliario, quienes después formaron parte del gabinete de Mancera e incluso, se convirtieron en sus socios.

Entre los nombres que mencionan los reporteros se encuentra Simón Neumann, que, de ser titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) pasó a ser asesor de Mancera.

También está Fausto Galván Escobar, quien se separó de su cargo como coordinador general de Gestión para el Crecimiento y Desarrollo de la Ciudad luego de un escándalo en el que se exhibió su manejo de intereses.

La publicación afirma que la fortuna de Miguel Ángel Mancera data desde su cargo como titular de la procuraduría capitalina, además del más actual como jefe de gobierno.

La más reciente edición de Proceso se encuentra disponible desde el día de hoy y revela ejemplos de las propiedades de los tres exfuncionarios, como una en la zona de San Ángel, al sur de la Ciudad de México de mil 94 metros cuadrados.

Al respecto, los reporteros escriben: “Según los documentos consultados, Mancera compró el inmueble en 2015, cuando aún estaba al frente del gobierno de la capital. Luis Ernesto cobijó la transacción, incluso la reportó como suya en su declaración 3de3 de 2016.”
Con información de Agencias


No hay comentarios.:

Publicar un comentario