Una confusión desató una fuerte movilización policíaca luego de que una abuelita se llevara “al nieto equivocado” a la salida de un jardín de niños de la colonia Presidentes. De acuerdo a El diario de Chihuahua, el abuelo del niño Diego fue a recogerlo con permiso de los padres al Jardín de Niños de Pensiones Civiles del Estado No. 1044; sin embargo, no se encontraba en el lugar.



Tras recorrer los salones y baños de la institución, el abuelo reportó la supuesta sustracción del menor a las autoridades a través de la línea de emergencias 911. Agentes de la Policía Municipal acudieron al kínder para comenzar con la búsqueda del pequeño; asimismo se realizó una pesquisa en redes sociales.


Entre la confusión, maestros del jardín se percataron que todavía no recogían a un niño que también tiene por nombre Diego, de manera que se comunicaron con sus padres. Fue así como descubrieron que la abuelita, quien sufre problemas de pérdida de memoria, se había llevado al “Diego equivocado”.

Finalmente el menor “desaparecido” fue entregado a sus familiares, mientras que la abuelita se llevó al nieto correcto.
Con información de Agencias

Abuelita se confunde de nieto en kinder y se lleva a otro niño y desata operativo policial



Una confusión desató una fuerte movilización policíaca luego de que una abuelita se llevara “al nieto equivocado” a la salida de un jardín de niños de la colonia Presidentes. De acuerdo a El diario de Chihuahua, el abuelo del niño Diego fue a recogerlo con permiso de los padres al Jardín de Niños de Pensiones Civiles del Estado No. 1044; sin embargo, no se encontraba en el lugar.



Tras recorrer los salones y baños de la institución, el abuelo reportó la supuesta sustracción del menor a las autoridades a través de la línea de emergencias 911. Agentes de la Policía Municipal acudieron al kínder para comenzar con la búsqueda del pequeño; asimismo se realizó una pesquisa en redes sociales.


Entre la confusión, maestros del jardín se percataron que todavía no recogían a un niño que también tiene por nombre Diego, de manera que se comunicaron con sus padres. Fue así como descubrieron que la abuelita, quien sufre problemas de pérdida de memoria, se había llevado al “Diego equivocado”.

Finalmente el menor “desaparecido” fue entregado a sus familiares, mientras que la abuelita se llevó al nieto correcto.
Con información de Agencias

No hay comentarios.:

Publicar un comentario