El candidato del PRI a la diputación federal, David Palafox Celaya, el mismo que durante una sesión y frente a la Tribuna del Congreso sufrió de un ataque de risa y nervios, esta vez le pasó algo peor, pues una valiente mujer le dio tremenda regañada luego de subirse al transporte público a hacer campaña.

El candidato se le ocurrió “la brillante idea” de subirse a un camión urbano en busca de votos, pero lo que consiguió fue un fuerte regaño de una usuaria por hacer campaña en las unidades.



¿Cómo se atreve todavía a subirse y a hacer publicidad, con estas condiciones de transporte, con el presidente que tenemos?. ¿Cómo se puede todavía burlar de nosotros señor?, debería de bajarse y ponerse por allá a hacer otras cosas”, le cuestionó una mujer.

Dentro del autobús, además de cuestionarle que haga sus actos de campaña en la unidad, también le cuestionó las condiciones de pobreza. “¿Porque no se pone usted a comer con el salario mínimo de la gente?, ¿porque viene aquí con la gente mayor a hacerle cara bonita?”.

“Vende votos por 500 pesos a la gente mayor, comprándola para que el país siga de mediocre”, exclamó la usuaria inconforme con el candidato.

Quite esa sonrisa de hipócrita y bájese del camión le dice mujer a candidato del PRI que quiso hacer campaña, ¿Por qué siempre quieren vernos la cara de pen…jos? señalaba con coraje la mujer valiente




El candidato del PRI a la diputación federal, David Palafox Celaya, el mismo que durante una sesión y frente a la Tribuna del Congreso sufrió de un ataque de risa y nervios, esta vez le pasó algo peor, pues una valiente mujer le dio tremenda regañada luego de subirse al transporte público a hacer campaña.

El candidato se le ocurrió “la brillante idea” de subirse a un camión urbano en busca de votos, pero lo que consiguió fue un fuerte regaño de una usuaria por hacer campaña en las unidades.



¿Cómo se atreve todavía a subirse y a hacer publicidad, con estas condiciones de transporte, con el presidente que tenemos?. ¿Cómo se puede todavía burlar de nosotros señor?, debería de bajarse y ponerse por allá a hacer otras cosas”, le cuestionó una mujer.

Dentro del autobús, además de cuestionarle que haga sus actos de campaña en la unidad, también le cuestionó las condiciones de pobreza. “¿Porque no se pone usted a comer con el salario mínimo de la gente?, ¿porque viene aquí con la gente mayor a hacerle cara bonita?”.

“Vende votos por 500 pesos a la gente mayor, comprándola para que el país siga de mediocre”, exclamó la usuaria inconforme con el candidato.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario