Elba Esther Gordillo está instalada desde la madrugada de este sábado en su penthouse de Polanco y se ha quejado del brazalete electrónico que le colocaron por orden de un juez para que pueda ser monitoreada y seguir fuera de la cárcel mientras duran sus procesos penales.

De acuerdo con Milenio, versiones de personas de su primer círculo indican que la exlideresa dijo que el brazalete le causa molestias y, además, dice que donde se está hospedando es un sitio común: ''No son lujos, son esfuerzos que costaron con el sudor de la frente'', asimismo dice que no está conforme con el operativo de seguridad que montó la policía en su domicilio ubicado en el número siete de la calle Galileo.

Además de colocarle el brazalete electrónico como parte de las medidas preventivas que se le aplicaron para evitar su fuga, la PGR también clausuró la puerta del departamento de Gordillo que conecta con uno de los elevadores del edificio que consta de 13 pisos, asimismo, el juez le asignó a una mujer policía para que la vigila las 24 horas del día al interior de su departamento.


Mientras que, afuera del sitio, elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) mantienen la vigilancia permanente en la entrada del inmueble y otros más se encuentran en calles aledañas con el fin de “reducir el riesgo o posibilidad de que escape”, dijo a Milenio uno de los agentes.

No son lujos, son esfuerzos que costaron con el sudor de la frente'': Elba Esther Gordillo


Elba Esther Gordillo está instalada desde la madrugada de este sábado en su penthouse de Polanco y se ha quejado del brazalete electrónico que le colocaron por orden de un juez para que pueda ser monitoreada y seguir fuera de la cárcel mientras duran sus procesos penales.

De acuerdo con Milenio, versiones de personas de su primer círculo indican que la exlideresa dijo que el brazalete le causa molestias y, además, dice que donde se está hospedando es un sitio común: ''No son lujos, son esfuerzos que costaron con el sudor de la frente'', asimismo dice que no está conforme con el operativo de seguridad que montó la policía en su domicilio ubicado en el número siete de la calle Galileo.

Además de colocarle el brazalete electrónico como parte de las medidas preventivas que se le aplicaron para evitar su fuga, la PGR también clausuró la puerta del departamento de Gordillo que conecta con uno de los elevadores del edificio que consta de 13 pisos, asimismo, el juez le asignó a una mujer policía para que la vigila las 24 horas del día al interior de su departamento.


Mientras que, afuera del sitio, elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) mantienen la vigilancia permanente en la entrada del inmueble y otros más se encuentran en calles aledañas con el fin de “reducir el riesgo o posibilidad de que escape”, dijo a Milenio uno de los agentes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario